Sin saberlo muchos cristianos practican la teología de la muerte de Dios