San Juan de la Cruz y la Atención Amorosa como clave para una vida de amor y plenitud espiritual.

Aunque parece que no hace nada, estarse con atención amorosa ante Dios. Esto es la fe y la paciencia del alma que busca Dios en la luz de la oscuridad de la fe, que es la luz plena del Espíritu Santo. Ahí no existe luz natural alguna! Es una advertencia general y amorosa. Sin ruido de voces y sin ruido de palabras.